¿Te apetece escuchar una sinfonía dónde el mar es el músico?

En la ciudad de Zadar (Croacia) existe una maravilla arquitectónica ubicada cerca del muelle. Se trata de “el órgano marino de Zadar”, diseñado por el arquitecto Nikola Bašić.

Este conjunto arquitectónico se compone de varias hileras de escaleras que van descendiendo hacia el mar. Estas escaleras se prolongan a unos setenta metros a lo largo de la costa y debajo de ellas, al nivel del mar y perpendicular a la costa, hay 35 tubos de diferente longitud, diámetro e inclinación, levantados oblicuamente hasta los bloques de piedra en la superficie y terminados en un canal

En la tubería se encuentran unos pitos que producen siete acordes de cinco timbres. Por encima del canal están las escalas de piedra perforadas a través de las cuales salen hermosos sonidos, el aire presionado por el agua del mar.

Un lugar que tienes que visitar si viajas a Croacia!