Entre las actividades que acompañan al YOGA de actividades “relajantes”, destacan la meditación y el mindfulness.

El Yoga nos ofrece la combinación perfecta para el equilibrio entre mente y cuerpo, tal y como opinan los adeptos que eligen esta opción sobre las demás.

Es tal el auge que ha experimentado esta actividad, que en nuestro país se ha multiplicado por cuatro el número de personas que lo practican, en los últimos tiempos.

Según indican los especialistas, las personas entre 35 y 65 años son las que más utilizan el Yoga como herramienta de liberación de estrés, además de considerarlo una manera de mantener el cuerpo ejercitado y en forma. Muchos de ellos compatibilizan el Yoga con mindfulness o meditación, pero son los más jóvenes los que se decantan por una única actividad.

La creciente formación y accesibilidad a la práctica del Yoga ha hecho posible que cada vez existan más centros capacitados con monitores especializados, que dirijen de forma efectiva y profesional las clases.

Los principales motivos que animan a los amantes de esta disciplina oriental para iniciarse son tres:

-Ayuda a reducir su nivel de estrés y mejora su concentración ofreciendo un equilibrio y una claridad mental con cada clase que practican.

-Ayuda a acondicionar su cuerpo mejorando su flexibilidad, coordinación y resistencia.

-Mejora notablemente el estado de salud general.

Finalmente el informe indica que al menos el 65% de las personas que sufren o han sufrido estrés a lo largo de su vida se han planteado en algún momento la práctica del Yoga. Una cifra que, en una sociedad en la que predomina el estrés a todos los niveles, parece que augura un prometedor futuro a las prácticas de relajación y meditación oriental.