A estas alturas del verano y después de haber estado largas horas en piscinas y playas, además de lucir una piel bronceada muchas de nosotras ya estamos empezando a pensar en como combatir las dichosas y horrorosas manchas en la piel.

Y es que por mucho que nos protejamos la piel hay personas y pieles que son propensas a las manchas y esta es una ardua y laboriosa tarea.

Un truco muy sencillo y fácil de realizar es aplicarse a diario ACEITE DE CALÉNDULA, es un potente reparador y tiene numerosas propiedades para la piel, pero especialmente es muy eficiente y un gran aliado para recuperar la piel de los estragos causados por el sol.

Lleva siglos utilizándose por sus propiedades,y es que sus ácidos grasos complejos poseen propiedades antiinflamatorias, y sus carotenoides y flavonoides son antioxidantes, esto quiere decir que es válido para combatir las manchas solares, eczemas, psoriasis, quemaduras del sol, irritaciones, grietas en la piel…etc.

Su modo de aplicación es muy sencillo, sólo tienes que aplicarlo de 2 a 3 veces al día sobre la mancha.

Se puede utilizarlo solo, o como aceite portador, es decir, como base para mezclar con otros aceites esenciales. Por ejemplo: Mezclado con unas gotitas de aceite esencial de limón, es una mezcla ideal para despigmentar la piel. El único cuidado, si eliges esta opción, debe ser que sólo se aplicará cuando no vayamos a exponernos al sol, ya que el limón es fotosensible y podrían aparecer más manchas. Mi consejo es aplicar ésta mezcla únicamente por la noche.

Pero si decides empezar por el aceite de caléndula ya es un tratamiento muy efectivo.