Tomar el sol de forma saludable es una de las cuestiones que más preocupan y demandan las pieles en verano.  Demasiado tiempo expuestos puede traer consecuencias negativas tanto a corto como a largo plazo. Entre las preocupaciones más habituales se encuentran las rojeces, las manchas solares y las arrugas en el rostro. Esto lleva a la siguiente pregunta ¿es bueno tomar el sol en el rostro o es preferible evitarlo?

Es bueno tomarlo, pero durante poco tiempo:

Se aconseja tomar el sol no utilizando protección solar en determinadas ocasiones, exponernos al sol diariamente durante 10-15 minutos sin protección solar puede ser saludable para nuestra piel, ya que favorece la generación de la vitamina D.

Protector solar si vamos a estar más tiempo expuestas:

Sin embargo, si vamos a estar más tiempo expuestos es importante usar protección solar de amplio espectro tanto en el rostro como en el cuerpo, pero sobre todo, evitar siempre que en el rostro los rayos incidan directamente.

Se recomienda, tomar el sol usando protección solar de amplio espectro, un sombrero y unas gafas de sol. De este modo, evitaremos la exposición directa sobre el rostro que a largo plazo nos ahorrará manchas solares, arrugas y líneas de expresión más marcadas.

El hecho de dejar cubierto nuestro rostro durante una exposición solar prolongada hace que nuestro bronceado en el cuerpo sea más intenso. Por eso recurrir a productos que nos ayuden a igualar el tono es lo recomendable, además ya cada vez las firmas cosméticas están consiguiendo crear productos que nos ayudan a conseguir una tonalidad más natural.

Son una muy buena opción para cuidar nuestra piel de una manera más saludable. Alguna vez los habéis usado?