Son muchas las mujeres que se compran el rubor o colorete según las tendencias de ese momento y muy  pocas son las que realmente, saben cuál es el color perfecto para éllas y cual es el que mejor las sienta. Elegir un colorete no es complicado, y no basta únicamente con mirarnos al espejo. Es tan simple como saber cuál es la gama cromática que más nos favorece.

Seguro que la expresión “sangre azul” la has oído en multitud de ocasiones. Pues hace referencia al color del que decían tener la clase más noble, la sangre, puesto que al no trabajar la tierra, poseían la piel más blanca y sobre sus muñecas se veían siempre azules sus venas. El color de las venas es una pista que te indica si tu piel es cálida o fría, y eso es de gran ayuda para acertar con los colores perfectos para ti.

Si tienes unas venas claramente azules es que eres de piel fría y si tus venas tienden a verde es que tu piel es cálida. Si estás en medio eres de esas pocas a las que les sientan bien casi todos los colores… que gran suerte ¡enhorabuena!

Si tienes la piel clara y tus venas se ven azules tu gama es la fría: Los Rosas, los magentas y los rojos azulados te quedarán muy bien en tu piel. Te favorecen y sacan ese rubor natural que buscamos con el colorete.

Si tus venas tienden a verdosas y te bronceas con facilidad: Los naranjas, dorados y terracotas están hechos para ti.

A mí me encanta el rubor o colorete sobre la piel, favorece un montón y además creo que dá un aspecto súper saludable, simplemente colorete, pestañas y un brillo o tono en los labios y ya está!!