CÓMO APLICAR EL COLORETE SEGÚN LA FORMA DE TU ROSTRO?

Igual que elegir correctamente la tonalidad que mejor nos puede favorecer, es muy importante saber cómo aplicarlo según la forma de nuestro rostro.

No podemos decir que exista una técnica única para aplicarse el colorete, porque siempre dependerá del corte del rostro en particular de cada persona. Incluso dentro de los cortes de cara, cada persona tendrá que encontrar la aplicación que más le favorece, compensando los ángulos y volúmenes naturales.

Actualmente vivimos en la era digital, dónde las redes sociales Instagram, Facebook, Youtube, etc, y existen millones de vídeos y tutoriales, donde nos explican como aplicar el colorete. Mi consejo como experta en maquillaje, es no copiar la forma de aplicar el rubor de otra mujer, por muy “famosa o experta” que sea. Siempre debemos fijarnos bien en nuestro corte de cara, y así saber como debemos aplicarlo para nos favorezca y nos de un aspecto más natural:

  • Rostro alargado: para compensar la verticalidad del rostro, el colorete se debe aplicar en horizontal, concretamente de la mejilla a la oreja.
  • Rostro redondo: el colorete estilizará bastante a este tipo de rostro, si lo aplicamos en diagonal creciente, siguiendo un dibujo en forma de «C» o media luna. Para ello, partiremos desde la mejilla en dirección a la sién.
  • Rostro cuadrado: Se pueden compensar los marcados ángulos de este tipo de rostro, con un rubor centrado en la zona cemtral de las mejillas, que dulcifique más la expresión.
  • Rostro ovalado: la forma de aplicar el colorete en este rostro, será similar al de la cara redonda, pero acentuando menos la inclinación de la media luna. Por tanto, estaría en un término medio entre el rostro redondo a alargado.
  • Rostro corazón: si tienes la barbilla muy definida y pómulos destacados, haz que destaquen dentro de tu maquillaje tus ojos y tus mejillas. Aquí el colorete, ha de dar una sensación de equilibrio entre pómulos y barbilla. Debemos aplicarlo debajo del pómulo de forma horizontal, con un toque sobre las mejillas y el mentón, para darle un aspecto más uniforme y menos anguloso.