Seguimos hablando de belleza y de cuidados de verano,  hoy estamos ya a 1 de Agosto y seguro que muchos de vosotros os encontráis disfrutando de vuestras vacaciones.

Después de años y años en los que hemos estado haciendo verdaderas locuras para conseguir estar morenas como conguitos, esto ha pasado ya a la historia porque vivimos una época en la que  cuidarnos y  protegernos la piel del sol, es ya una cuestión de salud.

Para poder lucir un bronceado intenso, bonito, uniforme y duradero, en algunas ocasiones es una misión imposible.

Os cuento algunos trucos para hacer que nuestro bronceado sea más seguro y duradero:

-Siempre usar protección:

La exposición solar siempre debe ser con protección, evitando las horas centrales del día y siempre que nuestra piel no tenga ninguna sensibilidad o alergia que haga que esto sea imposible.

El hecho de utilizar protección no quita que la piel no se broncee, lo hará y de una forma más segura duradera. Además os recuerdo de la importancia de aplicar la protección solar 30 minutos antes de la exposición y aplicar cada 2 horas de nuevo el protector.

-Exfoliar la piel :

Esta es una de las reglas de oro para conseguir un bronceado uniforme y sin manchas. Cuando exfoliamos nuestra piel estamos eliminando células muertas de la superficie de la piel, el resultado es una piel más fina, lisa y estaremos activando el proceso de renovación cutáneo que es imprescindible para lucir un bronceado luminoso y bonito.

Existen exfoliantes en formato gel de ducha que son súper cómodos y sencillos de realizar en casa: la forma de aplicación será en círculos y con un masaje sobre la piel desde los pies hasta los hombros, después se aclara con agua tibia y al secar tu piel notarás el resultado, este tipo de peeling se puede realizar dos o tres veces por semana.

Una aclaración importante es que el exfoliante de cuerpo se utiliza desde los piel hasta los hombros, para cuello y rostro será necesario utilizar alguno más específico.

Os deseo un feliz mes de Agosto!!