Demasiado tiempo expuestos al sol, nos puede acarrear consecuencias negativas a corto y a largo plazo. Entre las preocupaciones o consecuencias más habituales se encuentran: rojeces,  manchas solares y  arrugas, por no mencionar enfermedades más graves.

¿Podemos tomar el sol sin protegernos la piel con un protector solar?

Los expertos aconsejan no utilizar protección solar, solo en determinadas ocasiones: Exponernos al sol diariamente durante 10-15 minutos, sin protección solar puede ser saludable para nuestra piel, ya que favorece la generación de la vitamina D. Pero debemos tomar siempre el sol de manera continuada y durante poco tiempo y usar factor solar de amplio espectro cuando vayamos a estar expuestos más tiempo.

¿Porqué nos bronceemos?

Al exponernos durante un mayor tiempo al recomendado, los rayos UV destruirán el ADN celular, haciendo que se active la producción de melanina para proteger la piel. Esto hace que absorbamos los rayos  provocando una reacción que oscurece la piel. Cuando se produce una sobre exposición, llega un punto en el que la melanina no puede absorber más radiación y, en consecuencia, aparece el enrojecimiento y las quemaduras solares. Para evitarlo, hay que usar protección solar de amplio espectro y tomar el sol de manera progresiva .

¿Debemos exfoliarnos la piel antes de tomar el sol?

No se recomienda exfoliar la piel e inmediatamente exponernos al sol, y si lo hacemos debemos proteger nuestra piel aún más.

Las exfoliaciones o peelings agresivos y esporádicos no son recomendables, porque en pieles que no tengan problemas concretos o estén muy castigadas, pueden causar el efecto contrario al deseado: irritación, inflamación y, a medio plazo, por ejemplo, aparición de arrugas. Se recomienda más el uso de peelings suaves y de manera más continuada.