El mindfunless o  Atención Consciente,  Atención Plena, es una práctica en la que tomamos conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente.

Podemos aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, cómo nos sentimos (tanto física como emocionalmente), y cómo respondemos o reaccionamos ante cada momento de la vida. Esta cualidad de conciencia es la base de toda vida creativa, ya que nos permite ser honestos, pragmáticos, despiertos, valientes, y vivir con un sentido profundo de iniciativa.

El mindfulness  nos enseña a vivir de modo más consciente y equilibrado, tanto en lo que respecta a nuestras emociones, como a lo que nos rodea. De este modo, somos nosotros quienes elegimos cómo vivir nuestra vida en lugar de sobrevivir dejándonos llevar por lo que acontece a nuestro alrededor. Nos guste o no aceptarlo, la forma de actuar en nuestro día a día tiene mucho que ver en ello

La concentración en el momento presente para aumentar la atención hace furor en las escuelas, los centros de trabajo y las clínicas. No obstante, no está claro qué clase de mindfulness o de meditación necesitamos para cada problema específico.

Cada persona tiene unos condicionantes y vivencias, incluso patrones de conducta heredados o aprendidos, y cada cerebro, funciona de un modo distinto. El trabajo es individualizado, y cada herramienta se orienta personalmente, trabajando así las causas del estrés de forma más operativa.

Este entrenamiento personalizado requiere elegir y tomar la decisión firme de tomar las riendas de la propia vida y equilibrarse a uno mismo, y esto, sin duda, conlleva cambios interiores que repercutirán muy positivamente  para quienes nos rodean.