En el terreno de la salud bucodental son muchos los mitos sin ningún argumento científico que se pueden oír habitualmente en la consulta del dentista.  La gran mayoría son falsos, aunque con algunos matices:

1-Masticar chicle después de la comida puede sustituir el cepillado de dientes.

Muy Falso. En ningún caso masticar chicle sustituye al cepillado, sin embargo, ante la imposibilidad de hacerlo, el uso de chicles sin azúcar contribuye a aumentar el pH de la boca y con ello a reducir considerablemente el riesgo de caries.

2-Comer manzana verde limpia los dientes.

Falso. Comer fruta y verdura diariamente favorece una vida saludable, pero consumir manzana verde ácida después de una ingesta que incluya azúcares no protege sino lo contrario, favorece una disminución del pH del medio bucal lo que aumenta el riesgo de caries.

3-El bicarbonato siempre se ha utilizado para blanquear los dientes y no hace ningún daño

Falso. Su uso excesivo o inadecuado puede afectar negativamente al esmalte. Si quieres blanquear los dientes, tu dentista te recomendará el tratamiento más apropiado para tu caso.

4-Las limpiezas dentales son agresivas para el esmalte de los dientes

Falso. Las limpiezas dentales son una de las armas terapéuticas fundamentales en el mantenimiento de la salud oral. Una técnica adecuada no daña el esmalte, pero  no conviene excederse en higienes profundas muy amenudo.

5-El mal aliento o halitosis solo es un síntoma de problemas gastrointestinales.

Falso. Alrededor del 80% de los problemas de mal sabor de boca u olor de boca están directamente relacionados con ella. Problemas de encías o la ausencia de cepillado lingual pueden ser algunas de sus causas.

6-Las muelas del juicio no sirven para nada, es mejor quitarlas

Falso. Unas muelas del juicio funcionales o que permanezcan en el interior sin dar sintomatología no tienen por qué extraerse.

7-Los dientes de leche no tienen caries

Falso. Los dientes de leche pueden tener caries y además progresan más rápido que en los dientes permanentes.