El café no solo nos sirve para despertarnos y ponernos en marcha cada mañana.

Este sabroso y aromático grano, cuyo origen se remonta a la Etiopía del siglo XV, donde se consumía y utilizaba por sus grandes efectos energizantes. Tiene numerosas propiedades que pueden sorprendernos y que actúan muy beneficiosamente en lo que al cuidado y belleza de nuestra piel y cuerpo se refiere.

Os cuento algunas de sus propiedades para el cuidado de la piel y el cabello:

1. Exfoliante para la piel

Gracias a su textura y a la cafeína, los granos de café molidos son muy buenos para exfoliar la piel y reducir la celulitis. Os recomiendo mezclar el café molido con un poco de aceite de coco o de aceite de oliva y posteriormente aplicarlo por la piel de manera circular durante unos minutos, posteriormente  enjuagar con abundante agua lo más tibia posible.

2. Da brillo al cabello

 

Podemos utilizar también el café para tener más brillo en el cabello, esto se consigue mediante una mezcla de café y agua a temperatura ambiente. La mezcla la utilizaremos después de lavar el cabello, dejándola actuar durante unos veinte minutos. Después se enjuagá con abundante agua si es posible fría mejor para así favorecer la circulación y cerrar y sellar la cutícula del pelo.

3. Celulitis y mejora la circulación

 

Los tratamientos y productos que contienen café entre sus ingredientes, aportan a la piel un efecto  nutriente, sirve como antioxidante, activa la circulación sanguínea, estimula la quema de grasa y elimina la celulitis que se localiza en tres zonas muy especificas donde se suele acumular: glúteos, piernas y abdomen.