¿Piel seca en verano? Evita la deshidratación

Aunque el verano sea sinónimo de vacaciones, relax y tumbarnos al sol para desconectar, no debemos olvidar que el hecho de estar largas horas expuestos al sol provoca una importante pérdida de agua en el organismo.

 La deshidratación es una de las principales consecuencias del verano y para paliarla, Laboratorios BIODERMA presenta una gama de productos que logran hidratar la piel en profundidad.

La piel  contiene un 70% de agua y está ubicada en la dermis, ligada a las macromoléculas presentes en el sustrato dérmico (por ejemplo, el Ácido Hialurónico). Una pequeña proporción de esta agua está libre y es la que circula por la epidermis. A mayor cantidad de agua en la capa córnea, mejor calidad y aspecto de la piel.

Existen 3 elementos clave para la hidratación de la epidermis:

✓ Acuaporinas: permiten la circulación del agua por toda la epidermis.

✓ NMF (Factor Natural de Hidratación): moléculas que retienen el agua en la capa córnea.

✓ Función barrera: formada por el film hidrolipídico, cemento intercorneocitario y corneocitos, evita la pérdida insensible de agua.

La piel se deshidrata cuando uno o varios de estos 3 elementos no funcionan correctamente: el agua no solamente no circula, sino que tampoco se retiene y por ello la piel se vuelve tirante, rugosa, pierde luminosidad y pueden aparecer escamas e incluso picor. Además, el sol puede ser un agravante de esta situación.
PAUTAS PARA PREVENIR Y EVITAR LA DESHIDRATACIÓN

Facial:

A diferencia del invierno, que buscamos cremas más ricas, en verano lo ideal es aplicar hidratantes con textura ligera y fresca.

Las personas con piel mixta y grasa tienden a utilizar productos con acción matificante, astringentes y muy poco hidratantes que terminan deshidratando la piel, llegando a producir sensibilidad. Y es que muchas veces se tiende a confundir el hecho de tener la piel hidratada con grasa.

Corporal:

Para hidratar el cuerpo en profundidad, aconsejamos realizar duchas con productos que limpian sin agredir la barrera hidrolipídica. Después, puedes aplicar crema, pues su textura ligera y de rápida absorción se ajusta perfectamente a las necesidades de la piel en esta época.

Y tras un largo día en la playa o la piscina, opta por una loción after-sun hidratante de acción calmante e hidratante. Utilizándolo a diario, también mantendremos la piel bien hidratada.