Las manchas que aparecen en la piel, especialmente en rostro, escote y manos , son un gran problema y una de las preocupaciones más habituales hoy en día entre las mujeres, sobre todo después  del verano.

Las causas de su aparición son varias; desde la exposición solar, una erupción cutánea que deriva a mancha. El tipo de mancha que más afecta a las mujeres entre 25 y 40 años es el melasma, un signo de coloración oscura del que existen distintos grados y, cuanto más claro sea, más fácil será tratarlo.

Lo más importante para tratarlas y ayudar a prevenirlas es combatirlas basándonos en tres pilares fundamentales: alimentación, productos despigmentantes y cremas con color que actúan como una base de maquillaje natural aportando uniformidad a la piel.

La alimentación es fundamental para evitar la salida de manchas solares, y puede ser un gran aliado, sobre todo, las verduras, las hortalizas y las frutas. Contienen antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de la piel y la protegen contra las agresiones externas, como el sol.

También es muy importante beber la cantidad necesaria de agua, y para prevenirlas de cara al próximo verano, es fundamental aplicarse protección solar 30 minutos antes si vamos a tener una exposición prolongada de más de 15 minutos al sol, ya que hay que hay que hidratar la piel tanto por fuera como por dentro.

Espero que os haya gustado y que os sirva de ayuda!!