El Aloe vera es más que conocido ya por todos por sus grandes propiedades calmantes e hidratantes. Pero tiene otras muchas propiedades excepcionales : tiene grandes poderes anti edad, antioxidantes, anti inflamatorios y cicatrizante entre otros.

Aunque normalmente se usa como calmante, el aloe vera es un ingrediente excepcional con más de 75 componentes potencialmente activos : vitaminas, enzimas, minerales, azúcares, lignina, saponinas, ácidos salicílicos y aminoácidos. Sus aplicaciones y beneficios sorprenden día a día

UN POQUITO DE HISTORIA SOBRE EL ALOE VERA

Existen numerosos documentos históricos de los egipcios, griegos, romanos, árabes, tunecinos, indios y chinos, entre otros, que hablan de su empleo tanto para uso medicinal como cosmético.

El Aloe vera era ya utilizado en la época de los egipcios hace 6000 años, como un cosmético y también a nivel medicinal, lo llamaban la planta de la inmortalidad y los científicos griegos, lo consideraban como la panacea universal.

Se dice que la reina Cleopatra utilizaba un colirio a base de aloe vera, que dicen proporcionaba un brillo extraordinario a sus ojos, mientras que la tersura y el aspecto de su piel se le atribuía a los baños con jugo de aloe vera. Pero también lo utilizaban en los embalsamientos de los faraones, por su gran efecto bactericida y fungicida. Se creía que al impedir la descomposición del cuerpo se alcanzaría la vida eterna, tanto corporal como espiritual.

Discórides, en su famoso Herbario Griego, en el siglo I d. C., hace una detallada descripción de sus aplicaciones para heridas, insomnio, desórdenes estomacales, dolores, hemorroides, dolor de cabeza, pérdida de pelo, enfermedades de la boca y de las encías, molestias de los riñones, ampollas, cuidados de la piel, quemaduras de sol, manchas, etc.

Con el Aloe Vera se descubrieron nuevos mundos: Cristóbal Colón llevaba en sus barcos macetas con plantas de Aloe para curar con su jugo las heridas de sus tripulantes.

En el siglo 16 los monjes jesuitas españoles – hasta hoy famosos por ser los más entendidos en plantas y sus efectos curativos – coleccionaban la planta silvestre de Aloe y la propagación en lugares donde aun era desconocida. Los indios maya dieron nombre al jugo de esta planta del desierto: “Fuente de Juventud”.