El vestuario básico de un hombre debería contar por lo menos con dos trajes de corte clásico, al menos uno de ellos oscuro tono azul marino o azul noche de corte slim, válido para la mayor parte de eventos y celebraciones. Dos o tres corbatas, (alguna de ellas de seda) que combinen bien con los trajes y las camisas; mejor corbatas lisas, aunque alguna de ellas puede ser estampada. procura siempre arriesgar con colores atrevidos,

Para la parte superior una o dos chaquetas -americana- de corte moderno,y si puede ser de corte ceñido, para vestir en ocasiones menos formales y que combinen con algunos de los pantalones y las camisas o polos. Dos o tres pantalones, al menos uno de ellos de vestir, para combinar con el resto de prendas de nuestro armario.

Camisas de vestir (con cuello sin botones, alguna de ellas con un ojal para gemelos o con doble ojal: para botón y para gemelos y, por supuesto, de manga larga) a ser posible lisas y de colores claros que combinan mejor con cualquier prenda. Nunca debería llevarse corbata con camisas de manga corta.

Opcionalmente, contar con algún polo o prenda similar, para combinar con los pantalones de sport, chinos vaqueros o de algodon, muy utilizados para visitas a casas de campo y encuentros informales. Hay que descartar, cualquier tipo de polo con publicidad, en la medida de lo posible, muy utilizados en la actualidad.

«El fondo de armario debe servir para cubrir la mayor parte de las necesidades de vestuario de una persona»

Un hombre elegante debo tener varios pares de calcetines o medias de ejecutivo en sus cajones,  oscuros y de color,Dada la gran diversidad que tienen tambien los caballeros en zapatos es aconsejable que se tengan zapatos de de color para poder combinar -tambié se admiten las hebillas, como los zapatos tipo monk strap-; algún jersey para vestir de una manera más informal, cuando vamos de sport; respecto de la ropa interior, camisetas y calzoncillos, una muda para cada día de la semana como mínimo-. Desde luego que el ropero básico deberá contar con otros muchos elementos: cinturones, chalecos, pañuelos, etc. así como algunos complementos básicos como gemelos y alfiler de corbata -tirantes,pajaritas.

Pero no solo vale con tener un buen ropero, hay que saber combinarlas prendas para que el mismo sea de gran utilidad. Vestir correctamente es un aprendizaje personal que debemos perfeccionar con el paso del tiempo. Si no estamos muy duchos en la materia, lo mejor es pedir consejo, para evitar desaprovechar nuestro ropero e ir mal vestidos o erróneamente conjuntados.

Lo mismo ocurre a la hora de comprar ropa. Debemos tener muy en cuenta el tipo de ropero que tenemos, para poderle sacar más partido a las prendas que tenemos. También, hay que tener en cuenta el tipo de vida social que tenemos. No sería muy rentable comprarnos camisas de flores tipo o grandes estampados, si apenas vamos al campo o a sitios de playa. Si nuestra forma de vestir es clásica, optaremos por prendas más combinables como camisas lisas o de rayas, colores pastel y corte clásico.